Derivando a la deriva

Pensar, reflexionar, decidir y actuar no siempre son verbos que se emplean en ese orden para definir el vínculo entre el mundo interior del análisis personal y el exterior de las relaciones, acciones y eventos en los que intervenimos.

Sin embargo, la vieja máxima “pensar antes de actuar”, sigue siendo pertinente en un mundo que se perfila dominado por los ‘cabeza calientes’, abocados en hacer, muchas veces sin sentido ni objetivo.

Ciertamente, la reflexión muy sesuda tampoco es lo ideal. Pero todo está en el equilibro y en la flexibilidad en centrarse en pulir las estrategias o centrarse en las tácticas, cuando ello se imponga.

Este blog es parte de lo que pienso en diversos ámbitos a la vez. También publico lo que piensan otros de aquello que me interesa y que pudiese, o no, discrepar de mis razonamientos. Es mi visión egotista del mundo, que comparto sin egoísmo.

De eso se trata, de ir en vuelo rasante y un poco intencionalmente, a la deriva 

Cierro esta breve introducción con parte de lo que es mi vida. La música es del folklore de Nueva Esparta, la letra es mía:

A %d blogueros les gusta esto: